Total de visualitzacions de pàgina:

dimarts, 17 de setembre de 2013

Giro de Beaufort y la corriente del Golfo.


Beaufort, situado en la costa de Alaska. Es un mar polar y por lo tanto sus aguas permanecen heladas durante la mayoría de meses del año. No obstante estos últimos años de calentamiento global esta haciendo que éste y mares limítrofes polares se derritan sin poder hacer nada al respecto.
El resultado como es lógico es una aportación de agua fría y dulce del derretimiento de los hielos que alimenta a éstos , cada vez más y más rápido.

Diferentes universidades como por ejemplo el Centro Polar de Observación y Modelización del University College de Londres y el Centro Nacional Oceanográfico del Reino Unido, han estudiado estos mares durante mucho tiempo y los últimos estudios han revelado un inquietante fenómeno. El abombamiento en el Ártico Occidental.

Parece simple pero esto podría desencadenar una serie de acontecimientos inesperados.
Estos datos han sido recogidos por el satélite ERS-2 y Envisat (Agencia Espacial Europea). Este estudio de precisión en el nivel del mar ha determinado que el abombamiento desde 2.002 haya aumentado en 15cm. Esto nos indica que la aportación de agua dulce ha sido de 8000 km/cúbicos. Esta cantidad corresponde al 10% del agua dulce de todo el Océano Glacial Ártico.

Proceso del giro.

En este momento es cuando entra en juego El Giro de Beaufort. ¿ que es Ésto?
El Giro de Beaufort es una corriente marina natural que gira en sentido horario del reloj aportando el agua del deshielo a otras zonas.
Este estudio ha observado con inquietud que esta corriente se esta modificando debido al abombamiento y vientos locales que son los que determinan la dirección de la corriente y este agua dulce va camino de desviar su dirección hacia el Océano Atlántico donde se encuentra la conocida Corriente del Golfo.

Giro de Beaufort y aportación agua dulce y fría al Atlántico



Esta corriente ( corriente del Golfo) como ya hemos hablado en varias ocasiones aquí, es la encargada de aportar un clima benigno en Europa gracias a la aportación de aguas cálidas provenientes del golfo de México. Ésta pasa por delante de Europa Occidental y no deja que los inviernos sean lo crudo que deberían de ser para la latitud en que se encuentra.


Corriente actual del Gofo ( Gulf Stream)

Siempre hemos puesto el ejemplo de ciudades prácticamente idénticas en cuanto a latitud, las dos a orillas del atlántico, prácticamente a nivel de mar y sin en cambio tienen un clima y una meteorología de lo mas dispar. Lisboa y New York son ciudades con estas características. La primera disfruta de inviernos benignos incluso es prácticamente imposible bajar de 0 cero grados centígrados y en la segunda ciudad todos vemos en las noticias las grandes nevadas que se producen.
Por lo tanto esto nos hace pensar en un desastroso clima en Europa si esta corriente del golfo se detuviera parcialmente por la aportación de agua dulce tal y como señalan todos los estudios. Aspecto que no sería la primera vez que ocurriera a lo largo de la historia.

En fin, quizás el planeta en el que vivimos nos esta avisando de una pequeña edad de hielo a la que nos tendremos que enfrentar como ya lo hemos hecho en muchas otras ocasiones. Tal vez lo tenemos a la vuelta de la esquina. No quisiera acabar este artículo pareciendo un mesías apocalíptico, pero sí recordando que la última mini glaciación llamada el mínimo de Maunder  se produjo entre 1645 y 1715(.Ver aqui Mínimo Maunder) No hace tanto tiempo que el rió Támesis de Londres era un rió helado donde se celebraban sus ferias encima del hielo, donde el rio Ebro a su paso por Tortosa se helaba en su desembocadura varios meses al año, donde témpanos de hielo circulaban por el mediterráneo o incluso por el estrecho de Gibraltar y así, mil anécdotas documentadas.

Lienzo de la época. Río Támesis (Londres)


Daniel Rosas.